honda x-adv 2021

Cuando se lanzó al mercado en 2017 se trató de un producto controvertido, una rara avis en el mundo de las motos.

¿Triunfará un maxiscooter con posibilidades camperas? Desde luego las ventas han dado la razón a Honda y todos los comentarios que he recibido de primera mano, tanto de usuarios como conocidos que la han probado, fueron que realmente funciona y bien.

Tenía mucha curiosidad por probar esta moto y en cuanto ha habido opción de hacerlo con la nueva versión 2021 así lo he hecho.

Mi interés por esta moto no es ver cómo funciona en ciudad, es saber si funciona en carreteras reviradas, de buen y mal asfalto, y su uso en off tranquilo.

Primer vistazo

La moto es imponente en cuanto a su diseño, no hay nada similar en el mercado y a primera vista destaca por su frontal con futuristas luces, sus preciosas llantas de radios, su destacable horquilla invertida y el escape hacia arriba.

Estamos acostumbrados a maxiscooters con ruedas pequeñas y con escasa distancia al suelo y con esta moto (si, prefiero referirme a ella como moto y no como maxiscooter) la altura del conjunto es considerable, debido por una parte al tamaño de sus llantas, totalmente diferente a la competencia (salvo por su hermana de cuna, la Forza 750) y el largo recorrido de sus suspensiones, que nos van a permitir adentrarnos con garantía por lo marrón.

Posición de conducción

Desde luego no es una moto baja, de hecho, en el modelo anterior era uno de los problemas para su uso urbano para tallas mediterráneas de las de antes, como es mi caso (174cm), pero ahora en Honda se han aplicado y soy capaz de llegar mejor al suelo en parado.

El manillar es ancho y junto con el asiento te posiciona en buena posición para conducirla; en cuanto a la plataforma para los pies, si no los tienes grandes, como es mi caso, puedes ponerlos en varias posiciones a tu gusto, otro cantar será para aquellos con pies grandes.

Dispone de una muy completa pantalla de 5” con multitud de información y posibilidades de personalización, que manejas a través de su mastodóntica piña izquierda, que además de la botonera tradicional, algo compleja de usar, incluye las levas para subir y bajar marchas.

En el hueco bajo el asiento nos encontramos con un espacio muy justo respecto a un scooter tradicional, pero que permite introducir un casco integral, siempre y cuando no lleves intercomunicador, pues debido a la estrechez del espacio, te obligará de desmontar el intercomunicador cada vez que introduzcas el casco, una pena.

También dispone de una pequeña guantera en la parte derecha del escudo con escaso espacio útil.

Encendemos la moto con el botón de la consola central pues la moto cuenta con llave keyless, que también permite abrir el asiento y la tapa del depósito, situado en la parte baja de la moto.

Quitamos el freno de mano situado junto a la maneta derecha, introducimos una marcha con la botonera situada en dicha maneta y arrancamos.

Primeros metros

Por ciudad y con el motor en modo Standard la moto responde muy bien y el cambio DCT funciona muy correctamente tanto en los movimientos a baja velocidad como en las aperturas y cierres de acelerador tan común en el medio urbano.

No funciona tan bien como un variador de un scooter tradicional, pero sin duda es mucho más cómodo que un cambio de marchas manual de una moto normal.

A pesar de su altura y tamaño se mueve bien por la ciudad, aunque no esperes la agilidad de la rueda pequeña de los scooters tradicionales y no nos olvidemos del peso en parado, pues son más de 235kg en orden de marcha.

Autovías

Se mueve muy bien en vías rápidas, el motor responde con fuerza y enseguida llegas a la velocidad donde se comienzan a perder puntos del carnet.

El cambio DCT muestra aquí su mejor cara y en función del modo de conducción que lleves, subirá o bajará marchas de una manera muy correcta.

Para la protección aerodinámica dispones de una pantalla regulable, si bien solo es posible hacerlo en parado, que te permitirá desviarte el viento del pecho y gran parte del casco. Los hombros y brazos quedan desprotegidos.

En este ambiente y con el motor en modo Standard el consumo es muy correcto y se convierte en una buena moto rutera, lástima de la escasa capacidad de su depósito, que nos obligará a parar antes de lo que nos gustaría.

A nivel ciclo la moto se siente muy firme y estable, cosa a la que ayuda su chasis y sus ruedas delantera de 17” y trasera de 15”.

Dando cera

Llega la hora de carreteras de curvas medias y lentas; pasamos el motor a modo Sport y lo primero que llama la atención es el sonido del escape, ronco y atractivo.

El cambio DCT apura ahora las marchas hasta el final de tacómetro y el motor retiene más al cortar gas y a pesar de sus cerca de 60cv, la moto cambia de carácter y da todo el par y potencia que tiene dentro, eso sí, el consumo se eleva y por tanto la autonomía disminuye.

Gracias a su rueda delantera de 17”, la X-ADV se muestra muy divertida en este entorno, entrando con agilidad en la curva, estable dentro de la misma y sin grandes transferencias a la salida y dar gas a tope.

El cambio actúa muy bien en modo automático tanto para subir marchas como al reducir y con la ventaja de las levas para poder actuar por tu cuenta.

Los frenos, con pinzas radiales delanteras, detienen perfectamente la moto en estas circunstancias y la gran horquilla, con regulación en precarga y extensión, a pesar de su largo recorrido, admite perfectamente la conducción animada entre curvas.

Estoy convencido que, en este tipo de curvas con buen y mal asfalto, va a ser muy difícil dejarla atrás por motos trail con 30-40cv más; sin duda una muy grata sorpresa el comportamiento general en este tipo de carreteras.

Vámonos al campo

He podido realizar una breve incursión por pistas y la moto se maneja muy bien, además de tener su propio modo de motor (Gravel) que ajusta todos los parámetros de la moto para este menester.

Con sus buenas suspensiones, las ruedas de radios y sus neumáticos mixtos, puedes disfrutar de ella perfectamente en este ambiente, aunque se hace obligatorio montar las estriberas opcionales para manejarte bien con ella de pie y aprovecharla al máximo

En resumen

Se trata de una moto muy polivalente, que se comporta con muy buena nota tanto en ciudad, vías rápidas, curvas y pistas; no es la mejor en nada, pero perfectamente válida en todos los entornos.

Me ha gustado fundamentalmente:

  • Su diseño actualizado y muy atractivo.
  • Su parte ciclo que hace que su comportamiento sea más de moto que de scooter.
  • Su motor en modo Sport que la convierte en una moto divertida a pesar de su potencia y con un modo User totalmente personalizable a la carta.
  • El cambio DCT se adapta conjuntamente al modo de potencia seleccionado y funciona muy bien en todas las circunstancias.
  • Su polivalencia, no hay nada en mercado tan polivalente.

Mejoraría con:

  • Un depósito con unos litros mas de capacidad para acometer largas rutas.
  • Un hueco para el casco con algo más de capacidad.
  • Una decena mas de caballos, pues su parte ciclo lo admite perfectamente.
  • Unos accesorios originales más baratos.

Si buscas una moto 4 en 1 que lo haga casi todo bien, esta Honda X-ADV 2021 es una opción para tener muy en cuenta

FDO:

KOMANDANTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.